Lifestyle Cabo Norte

7 reglas básicas de una dieta vegana saludable


Seguro has notado que llevar una dieta vegana se ha puesto de moda, son cada vez más los que se unen a las filas de un estilo de vida cruelty-free. Si has pensado en hacerlo tú también, debes asegurarte de llevar una alimentación balanceada. Por esta razón, en Cabo Norte queremos compartir contigo siete reglas básicas de una dieta vegana, ¡presta atención!

  1. Aliméntate de la forma más variada posible, incluye legumbres, frutas y verduras en tu dieta. Es muy importante que obtengas las proteínas de la combinación de los cereales con leguminosas, puedes probar arroz con lentejas, tortilla con frijoles, garbanzos y pasta.

  2. No dejes de comer proteínas, éstas se pueden obtener no solo de la carne, sino también de fuentes vegetales tales como las leguminosas (frijoles, habas, garbanzos, lentejas), las nueces y los productos derivados de la soya.



  3. Debido a que la vitamina B12 se encuentra solo en alimentos de origen animal, debes prestar especial atención en escoger alimentos fortificados con dicha vitamina o tomar algún suplemento que cubra estas necesidades.

  4. Come nueces y semillas, ya sea como colación o como parte de un platillo. Son una excelente fuente de proteína y ácidos grasos monoinsaturados. Desde pepitas de calabaza, nueces de la India, cacahuates, semillas de girasol, chía, linaza, todas son excelentes opciones para ensaladas, platillos e incluso bebidas.
  5. Procura consumir alimentos con alto contenido en vitamina C para optimizar la asimilación de hierro. Las frutas cítricas son las estelares: limón, naranja, toronja, kiwi…¡muchas opciones!

  6. Si padeces de alguna enfermedad cardiaca, restringe la cantidad de aceites y grasas adicionales (nueces, por ejemplo). Consulta con un médico cuál es la cantidad adecuada según tu condición.

  7. Elige los alimentos con cuidado, ser vegano no garantiza comer adecuadamente o más sano. Puedes dejar de ingerir lácteos o carnes y aun así llevar una dieta poco saludable si comes demasiada comida rápida o chatarra.



Si estás listo para iniciar esta transición, recuerda que puede ser complicado en un principio, pero no te rindas y trata de cambiar tu dieta poco a poco, ¡verás cómo se hace más fácil día con día! De ser posible, consulta con un experto para que te guíe en cada paso del camino.

Fuente: Eating Well